Artículos

Imprimir

¿Tuna sin Universidad?

Ratio:  / 1
MaloBueno 

 

Vivimos una época en la que, por confusa y carente de valores, la sociedad cree más en las "fake news" que en el aval documental que dan las hemerotecas. Ésto, que se aplica perfectamente en el ambiente político (nacional e internacional), hace una especial y dolorosa mella en la Tuna.

La moda de la "tuna" de la que, en Colombia y México especialmente, he sido testigo durante los primeros lustros de este siglo crece en Hispanoamérica pero con una especial connotación en estos dos queridos países. Allí cualquier grupo de músicos que toca piezas españolas con guitarras y bandurrias se disfraza con capas que llenan de cintas y se autodenominan "tuna". Es más, sin estar vinculados a una Casa de Estudios, se inventan becas o plagian la de alguna Tuna Universitaria española.

Es muy comprensible que la "magia" de nuestro mundo llegue a personas ajenas a la Academiay que desen pertenecer a una Tuna Universitaria. Hemos de recordarles que tienen una vía muy fácil: matricularse en la Universidad y solicitar ingreso en su Tuna. Cualquier otra cosa es recurrir a un atajo que deriva en un subproducto del original pero hay que recordar un refrán muy castizo: el hábito no hace al monje. Por ello una persona disfrazada, por mucho que se vista de sacerdote, no puede impartir misa ni bautizar a nadie.

2019 - tm final sin textoAnte la incomprensible pasividad de las Tunas Académicas, esta moda invade constantemente espacios públicos y deteriora la imagen proyectada por la Tuna Universitaria, especialmente al convertirla en un modus vivendi (cosa que nunca ha formado parte de la esencia de las tunas y estudiantinas académicas). Son estas falsas tunas (peor las que se reconocen como profesionales) las que están incidiendo en que se desvirtúe y hasta prostituya nuestra tradición escolar universitaria y pase a ser considerada un nuevo estilo de conjunto musical que se une a los ya existentes (mariachis, tríos, etc..).

Por todo ello nuestra asociación académica internacional sin fines de lucro decidió variar su logotipo pues aquella inicial evocación del globo terrestre hecho con cintas multicolores precisaba una matización fundamental, la de su vinculación a la Academia, por lo que incorporamos la mayor señal de éxito académico en la Universidad española: el Vítor o Víctor (1).

«Tras la votación y provisión de cátedras en las Universidades las escaramuzas y violencias se producían al ser costumbre proclamar con la palabra “¡Vítor!” al que salía victorioso en la oposición, y “¡Cola!” al derrotado, aprovechando igualmente para dar “vítor” o “cola” a las naciones respectivas de los opositores.

 

Los vítores acababan pintándose con almagre en las paredes en conmemoración a quién ganaba cátedra».

Así pues, para significar un logro digno de conmemorar y mostrar el vínculo indefectible con la Universidad, es que complementamos nuestra señal de identidad y que..... ¿casualidad? ...  combina a la perfección con el hueco dejado por el globo de cintas pues no existe la Tuna sin Universidad, sólo copias carentes de la imprescindible mística y esencia estudiantil.

 

Lapicito - Tuna y Universidad

Sólo me queda recordar las palabras de Meluk Orozco cuando dijo:

«Desconocer la diversidad sería un gran error, y perpetuar el modelo de lo distinto sería una debilidad/inadecuación que empobrece a la tuna y da lugar a que este conflicto permita que otros grupos tomen fuerza. Imaginen dos hermanos peleando por la herencia -que tengo y que soy- y llega el hijo ilegitimo y toma partido de esto. Es un conflicto obsoleto que sólo va en detrimento de la ya tan golpeada y vituperada tuna. Si vamos a la naturaleza, agregarnos o ser gregarios es un recurso de supervivencia. Si seguimos tirando piedras a nuestro propio tejado sólo conseguiremos nuestra propia destrucción».

 

Félix O. Martín Sárraga
Presidente

__________

 

  1. Martín Sárraga, FO. y Asencio González, R. Diccionario histórico de vocablos de Tunas y Estudiantinas, así como de escolares del Antiguo Régimen. 2014-2017.

 


Publicación: 13/05/19