Artículos

Imprimir

Breve crónica de la visita a Roma de la Estudiantina Escolar de la Universidad de Madrid en 1879

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

Félix O. Martín Sárraga. Investigación personal. 2018.


Todo hace pensar que el éxito mediático derivado de la visita al Carnaval de París de la Estudiantina Española de Zabaleta y la posterior presencia de la Estudiantina Española Fígaro de Granados en la Exposición Universal parisina, ambas en 1878, desencadenaron en otras estudiantinas proyectos de viaje. Así parece que la Estudiantina Escolar de la Universidad de Madrid planeó ampliar sus vacaciones de Semana Santa de 1879 (del 7 al 13 de abril) para realizar un viaje que, como veremos en este trabajo, les habría de llevar por Francia, Italia, Suiza y Alemania entre marzo y finales de junio o principios de julio.

Estudiantina en Roma grabado de Paolocci 1879Sabemos que la ruta seguida desde Madrid la llevó a Barcelona, Marsella y Niza antes de llegar a Roma (1). Muy posiblemente sólo el trayecto Madrid a Barcelona transcurriera en tren, siendo  lo más probable que los restantes desplazamientos, incluyendo el Niza a Roma, pudiera haber sido por barco. La misma fuente comentaba que se proponía regresar a España pasando por Suiza y Alemania "después de los exámenes de junio".

El primer dato que hallamos de este periplo que finalmente sólo la llevó a Italia es la siguiente información (2):

«La Estudiantina Española, que llegó a Roma el 20 de marzo, se compone de 20 jóvenes estudiantes de la Universidad de Madrid. El de mayor edad tiene 24 años, el menor, 18. Su presidente, Sr. Laureano Rosso, estudia cuarto año de Medicina". Esta estudiantina se diferencia de la que estuvo en París el año pasado [Estudiantina Española de Zabaleta y Estudiantina Fígaro] en que ella, a demás de dejar de lado el traje de los estudiantes de Salamanca del siglo XVI, ellos no tienen los pantalones, cinturón, calzas, medias de seda negra ni zapatos decorados. Ellos se diferencian del común de los mortales sólo por su tocado: un bicornio con una pequeña cuchara de marfil a modo de medallón y por el manteo con el que se cubren. Sólo uno de ellos formo parte de la Estudiantina de París. Si ellos no visten la ropa clásica es, dicen ellos, porque no están ya en carnaval. Por otro lado sus instrumentos son 5 flautas, 2 mandolinas, 2 violines, y panderetas 1 triángulo y 10 guitarras».

El contenido aporta varios datos de interés: señala la fecha en la que llegaron a la capital de Italia (20 de marzo), identifica al presdente italianizando su apellido (Rojo por Rosso), señala la vestimenta, número de integrantes, la Universidad en la que cursan estudios y la variedad de instrumentos que tiene. Su aspecto se puede confirmar por el siguiente grabado de Paolocci del que, muy lamentablemente, olvidamos escribir la fuente cuando lo hallamos.

Sabemos que el día 22 la Universidad de Roma les ofreció un banquete (3) y que al día siguiente enviaron un telegrama a La Correspondencia de España anunciando a todos su llegada "sin novedad" a Roma  y saludando a "las familias y amigos de sus individuos" (4).

El día 23 actuaron ante los Reyes de Italia publicando varios medios el siguiente breve informativo (5,6,7):

«Roma, 24.

 

SS.MM. recibieron ayer a la Estudiantina Española, la cual ejecutó varias piezas que fueron muy aplaudidas. Por la noche asistió la Estudiantina al banquete que le fue ofrecido por los profesores y estudiantes de esta Universidad».

Esta recepción real siguió ocupando lugar en la prensa el día 26 de marzo (8): 

«Saben nuestros lectores que está en Roma la estudiantina española. Los señores Cárdenas y conde de Coello han acogido muy bien a la alegre falange de jóvenes que va de Barcelona, Marsella y Niza. El rector de la Universidad de Roma había nombrado para acompañarles una comisión, de la que forman parte los hijos del príncipe Drago y del conde de Cazegua. El día 22 les daba la Universidad un banquete y la estudiantina pensaba dar tres conciertos, uno de ellos para objeto de beneficencia.

 

[....]

 

La Estudiantina Española, además de la honra de ser recibida por los reyes de Italia, ha merecido la más simpática acogida en todas clases de sociedades de Roma siendo muy obsequiada por los profesores de aquella universidad».

 

El día 29 la prensa publicó una crítica por haber ofrecido un concierto en la Sala Dante y no llevarle un obsequio al Papa León XIII (9). Al día siguiente continuaban apareciendo referencias a su presentación ante los Reyes de Italia (10):

 

«Leemos en la Gazzetta d'Italia:

 

"Más detalles acerca de la Estudiantina Española recibida en el Quirinal por SS.MM.

 

Desde la embajada de España se dirigieron los jóvenes por las calles de Due Macelli, Stampéria, plaza de Trevi y calle de la Dateria al Palacio Real, donde fueron recibidos a las ocho por sus majestades y muchos invitados. Es inútil decir que todos iban vestidos con sus trajes característicos, llevando en el ojal una hermosa margarita como homenaje a nuestra reina.

 

Seis fueron las piezas de música que ejecutaron los españoles, empezando y acabando con nuestra Marcha Real; cantaron también una canción, que fue extraordinariamente aplaudida. Cuando terminaron recibieron elogios de todos los presentes; la reina y el príncipe manifestaron de tener en su mano y tocar las pequeñas panderetas, el rey dijo al presidente D. Laureano Rojo que había agradecido mucho el homenaje que le presentaban los jóvenes españoles, pues existen vivas reacciones de amistad y simpatía entre España e Italia; añadió que conservaría gratísimo recuerdo de aquella noche y no ocultó su asombro al ver que, a pesar de ser jóvenes y estudiantes, tocaban los instrumentos con tanta maestría. Al expresar S.M. estos elogios al presidente de la estudiantina, se dignó pedirle cien billetes para el concierto que aquella piensa dar.

 

El príncipe Amadeo, allí presente, estrechó la mano de algunos estudiantes dirigiéndoles frases sumamente cariñosas. Al salir de palacio tocaron de nuevo la Marcha Real, recorriendo el Corso y dirigiéndose a la calle Monserrato al compás de nuestra marcha, aplaudidos por una muchedumbre que gritaba: "¡Viva España, viva Italia!" Desde allí se trasladaron al Instituto filodramático romano, que había preparado en honor suyo una reunión"».

El 1 de abril aún había críticas relacionadas con el concierto dado en la Sala Dante, publicándose en España citando al Messagero romano (11):

«Los estudiantes españoles hacen buenos negocios estudiando.. Lo menos que pueden, y dándose buena vida. […]  ....o estos señores son estudiantes, y en este periodo del año harían mejor en escuchar las lecciones de sus profesores en Madrid y no dar espectáculos de guitarra y guitarrilla mostrando así tener poco elevado concepto de la ciencia; o no lo son, y entonces no comprendo cómo hallan tantos protectores que les sirven de reclame...».

El 12 de abril continuaban las repercusiones relacionadas con las incidencias habidas en Roma (12):

«En cartas de Roma se habla de un disgusto ocurrido con motivo de las observaciones hechas por un periódico local acerca de la estudiantina española y de la satisfacción exigida por varios individuos de ésta a los redactores de aquél periódico. Suponemos desde luego que el hecho no habrá tenido la gravedad de que se le ha querido revestir».

Finalmente el 16 del mismo mes obtuvimos datos que acreditaban tanto el final de su estancia en Italia como que el periplo inicialmente planeado se veía abortado (13):

«Una carta de Nápoles da las siguientes noticias relativas a la estudiantina española:

 

La sociedad elegante de Nápoles, que es tan numerosa como distinguida, ha celebrado con fines de caridad algunas representaciones dramáticas ejecutadas por nuestras lindas damas que han recibido los más entusiastas aplausos. No menos concurrido para todo el mundo elegante fue el concierto dado en la Filarmónica por la estudiantina española, que nuestro representante en Roma había recomendado a la duquesa de Bivona cuando desde Roma pasó la estudiantina a esta ciudad.

 

Tan ilustre dama, española no sólo por su alta cuna sino por sus nobilísimos sentimientos, ha sido para los jóvenes estudiantes españoles no una protectora sino una madre. Asociada a la condesa de Xiquena y a sus simpáticos hijos, que recordó descender de Hernán Cortés, por la condesa Sclafani y otras damas distinguidas, la hemos visto ir colocando ella misma de palacio en palacio y de 'villa' en 'villa' los billetes para el concierto de la estudiantina hasta el punto de que concluído éste, puso en manos de los jóvenes tres mil francos, con los que, cubiertas todas sus necesidades, pudieron embarcarse hace dos días para Marsella y España.

 

Los estudiantes españoles por su admirable conducta se hicieron dignos de esta protección como las que les concedió en Roma el conde de Coello, dejando el más grato recuerdo en Italia. En su concierto fueron aplaudidísimos por las manos más lindas de Nápoles y se les hizo repetir la Jota, las Habaneras y casi cuanto cantaron y tocaron.

 

Nápoles es realmente España y los estranjeros, en su mayoría ingleses, tienen tanto entusiasmo en nuestras estudiantinas que un lord, estudiante él también de la Universidad de Cambridge, les dirigió una invitación para que desde Italia pasasen a Inglaterra. Pero los estudiantes, con escelente criterio, han creído que terminadas las vacaciones de Pascuas debían volver a sus estudios dejando para terminado el curso semejantes espediciones al estranjero para no dar lugar a críticas que podrían ser fundadas sobre la seriedad de sus estudios en España.

 

En los tres días que aquí han estado han merecido de la Universidad un brillantísimo y poético almuerzo de 50 cubiertos en las ruinas mismas de Pompeya y que el 'Sindaco', que es hoy una persona distinguidísima, diese la órden de hacer nuevas escavaciones en su presencia. Pueden figurarse mis lectores la escena de una estudiantina española tocando sobre las ruinas de las basílicas y foros de Pompella a orillas del golfo de Nápoles».

La información anterior sugiere que, por las críticas recibidas (hacer "negocio" durante periodo académico) y difundidas por prensa española, decidieron finalizar prematuramente su periplo, abortando su paso por Suiza y Alemania y embarcándose en Nápoles rumbo a Marsella para, desde allí, volver a tierra española.

__________

Fuentes:

  1. El Amigo. 06-04-1879. Pag. 3.

  2. Journal des débats politiques et litétaries. Paris. 30-03-1879. Pag 3.

  3. La Correspondencia de España. 26-03-1879. Pag. 1.

  4. La Correspondencia de España. 23-03-1879. Pag. 2.

  5. La Correspondencia de España. 25-03-1879. Pag. 1.

  6. El Constitucional. 27-03-1879. Pag. 3.

  7. La Mañana. 24-03-1879. Pag. 3.

  8. La Correspondencia de España. 26-03-1879. Pag. 1.

  9. El Siglo Futuro. 29-03-1879. Pag. 3.

  10. La Mañana. 30-03-1879. pag. 3.

  11. El Siglo Futuro. 01-04-1879. Pag. 2.

  12. La Correspondencia de España. 12-04-1879. Pag. 1.

  13. La Correspondencia de España. 25-04-1879. Pag. 2.

 


Publicación: 01/08/18