Artículos

Imprimir

En el último tercio del siglo XIX las Estudiantinas Académicas comenzaron a adoptar una 'imagen corporativa' propia

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

Félix O. Martín Sárraga. Investigación personal. 2013 - 2015.


Actualizada el 20/08/15 con datos y grabado correspondientes a 1865 de la

Estudiantina del Colegio San Fulgencio de Murcia

Tras algo más de cuatro lustros de publicaciones serias sobre nuestro pasado parece meridianamente claro que las tinieblas de aquella época decimonónica en la que apareció la Estudiantina como una comparsa más del Carnaval español se van disipando, y que entonces (como ahora) agrupaciones disfrazadas de estudiantes sin serlo se prodigaban por las calles. Puede que ello influyera en que a partir del último cuarto del siglo XIX las "Estudiantinas Verdaderas" que llamara Asencio González (aquellas integradas por verdaderos estudiantes), y que nosotros llamamos "Estudiantinas Académicas", pensaran tanto cambiar de denominación y pasar a llamarse "Tuna" como que también comenzaran a valorar la necesidad de establecer una "identidad visual", una "imagen corporativa" que les diferenciara a simple vista de las apócrifas.

El primer antecedente de una Estudiantina Académica del que hemos hallado datos data de 1865 (6), cuando una publicación francesa difundiera un grabado (7) de la Estudiantina del Colegio San Fulgencio (Colegio - Seminario Conciliar de San Fulgencio) postulando por las calles de Murcia para allegar fondos destinados a las víctimas del cólera de su Región. Esta Estudiantina e imagen suponen - hasta el presente - la prueba más antigua de una estudiantina integrada por escolares hasta el presente y ya se vislumbraba en su nombre la inminente tendencia a incluir el nombre del centro académico en la denominación de las Estudiantinas integradas por escolares, cosa que se convirtió en tendencia prácticamente unánime a partir de 1870. 

Estudiantina del Colegio de San Fulgencio Murcia

Grabado francés de la Estudiantina del Colegio San Fulgencio de Murcia (7)

Analizando las bases que sostienen nuestra hipótesis hallamos los siguientes ejemplos publicados en prensa, que nos sirven de evidencia para situarnos históricamente:

1870: "En tiempos ya pasados las estudiantinas se componían, en efecto, de estudiantes que con su traje habitual recorrían las calles cantando las coplas más donosas y haciendo prodigios en la pandereta, la vihuela y el violín….. Todavía salen en estos días de Carnaval las estudiantinas, pero contadas son las que se componen de estudiantes" (1). 

1871: ".. cuando se acerca el domingo de Carnaval los estudiantes no pueden contener su impaciencia y, convencidos de que dominan ya los respectivos instrumentos, lanzan el grito de victoria y, sin esperar a los días consagrados para esta fiesta, ni vestirse, por lo tanto, los caprichosos trajes que para entonces tienen preparados, invaden las calles turbando el silencio de la noche y el sueño de los vecinos" (2).

Estudiantina en visperas del Carnaval

1873: "Son o no estudiantes, y aún puede asegurarse que ellos en su gran mayoría, o no han pisado las aulas de los colegios universitarios o ahorcaron hace tiempo sus libros y carrera; pero estudiantinas se llamaban antaño aquellos grupos de truhanes que salían de las Universidades de Salamanca o de Alcalá de Henares acompañados de guitarras, flautas y la necesaria pandereta, y mal cubiertos con un desgarrado manteo y un sucio tricornio, para correr la tuna por algunas ciudades de España, y estudiantinas se siguen llamando ogaño esas comparsas que en los alegres días del Carnaval vienen a ser una reminiscencia, aunque corregida y aumentada, de aquellas otras" (3).

1874: ".... a muchos estudiantes de Medicina, Veterinaria y otras carreras les  entusiasma formar comparsas que, con violines, flautas, guitarras y panderetas, ejecuten por las calles valses y pasodobles. Pocas de estas comparsas visten el traje antiguo de estudiantes aunque se llaman Estudiantinas; a ninguna se le ocurre tocar, y mucho menos cantar..... Generalmente se disfrazan de zuavos, aunque estos últimos años han aparecido algunos Mefistófeles....[..]... lo que es indispensable a todo zuavo de estudiantina, lo que le distingue y le dá, por decirlo así, el tono, es el casquete que ha de cubrir sólo la parte posterior de la cabeza, la borla colosal que de él cuelga y lo rizado del pelo". "....sus bromas son a rostro descubierto [sin máscaras] y no se atreven a tutear a nadie" (4).

1875: Se publica como parte de los versos "El hombre pillo"  el siguiente verso que evidencia el uso de la borla como manera inicial de identificarse como estudiante ante la sociedad, como ya publicara Asencio González:

"Mañana salgo de estudiantina

con pantalones de percalina,

chaqueta corta, mostrando el codo,

y gorro griego, de brillantina, con borla y todo" (5).

1875: "Hemos entendido que algunos estudiantes de la Universidad de Valladolid y pertenecientes á las diversas facultades tratan de solicitar el uso del traje que en la época de Fernando VII vestían, compuesto de manteo, tricornio y espadín, ó algún otro distintivo que á primera vista dé á conocer la honrosa clase á que pertenecen". (6)

Entendemos que este entorno en que todo, confusamente, se mezclaba durante las fiestas de Carnaval pudo ser el desencadenante para que, incluso sin premeditación, las Estudiantinas integradas por escolares comenzaran a plantearse la manera de diferenciarse de las falsas estudiantinas, bastando sólo la trascendencia mediática que la visita de la Estudiantina Española al Carnaval de París de 1878 para que comenzaran a definirse mostrando unas señas de identidad claras, pasando progresivamente a denominarse "Tuna" y a vestir imitando el diseño que Lorenzo Paris , sastre del Teatro Real de Madrid en 1878, inventara para dicho viaje a la capital del Sena. 

También entonces las agrupaciones no académicas copiaron este cambio de denominación...... ¡nada que no veamos actualmente por las calles y escenarios de cualquier país en donde existan Tunas!

_________________________________

Imagen:

      La Ilustración de Madrid, nº 28. 28-02-1871. pp.5

Fuentes:

    1. La Ilustración Española y Americana, nº 5. 25/02/1870. pp. 79.

    2. La Ilustración de Madrid, nº 28. 28-02-1871. pp. 1.

    3. La Ilustración Española y Americana, nº 8. 24-02-1873. pp. 118. 

    4. El Ateneo Lorquino, nº 35. 23-02-1874. pp 50.

    5. El Mundo Cómico, nº 119. 07-02-1875. pp. 3.

    6. La Paz de Murcia, nº 5294. 21-02-1875. pp. 2.

    7. Martín Sárraga, FO. Estudiantinas que postularon en o por Murcia. Epidemias y catástrofes por las que desarrollaron su labor. Editado por TVNAE MVNDI con la colaboración de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia. 2014. pp. 46-47.

    8. Asencio González, R. Colección personal. 2014.


 Publicación: 22/08/13          Actualización: 20/08/15