Artículos

Imprimir

La Estudiantina de la Escuela Nacional Preparatoria participó en una fiesta universitaria para combatir la "peste negra" que azotó Mazatlán en 1903

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

Félix O. Martín Sárraga y Mª Guadalupe Munguía Tiscareño. Investigación personal. 2013.


En 1903 la peste negra entró, “escondida en las coletas de algunos chinos”, en Mazatlán. La conmoción que suscitó en todo México fue “angustiosa y violenta” según relata La Ilustración Artística en su edición del 20 de julio de dicho año. Como en cualquier epidemia hubo momentos de pánico en los que no se veía manera de combatir la plaga pero “una iniciativa emanada de varios caballeros” derivó en la constitución de una Junta para arbitrar fondos que permitieran luchar contra la peste. A su llamamiento “respondió todo el país de la manera más amplia y generosa". Juntó así la Junta unos 300.000 pesos que, junto a diversos donativos ajenos a ella, supusieron casi el medio millón de pesos de la época. Decía el citado rotativo que “merced a los recursos, Mazatlán – nuestro más bello puerto de Occidente – ha logrado extinguir por completo la infección”. Entre los medios citados para su erradicación estuvo el incendio de las casas apestadas (resarciendo a sus dueños por la pérdida), la desinfección de la ciudad, la creación de un lazareto modelo, el establecimiento de puestos de observación, la adopción de cuarentenas y la compra de suero Yersin para la vacuna.

De aquellos 300.000 pesos recaudados por la Junta decía el medio impreso que “buena parte proviene de donativos espontáneos, otra no menor ha sido obtenida con fiestas de caridad, viejo pero seguro procedimiento”.  Decía que “la gente gusta de la caridad con acompañamiento de orquesta o de versos”.  En este entorno “las escuelas no podían faltar a sus generosas tradiciones de solidaridad y entusiasmo altruista, y no han faltado en efecto”.

Estudiantina de la Escuela Nacional Preparatoria - La Ilustracion Artistica1903 

La Ilustración Artística. 20-07-1903.

Según Díaz y de Ovando, "varias agrupaciones privadas organizaron colectas para socorrer a las víctimas de tan terrible epidemia" y "siguiendo el ejemplo de esas agrupaciones de casi toda la República, los estudiantes de las escuelas nacionales de la ciudad de México, no sólo las profesionales y Preparatoria sino también las escuelas primarias, decidieron unirse y arreglar un gran festival en el que se recaudarían fondos para ayudar a Mazatlán, invadido por la peste", siendo la Escuela Nacional Preparatoria la que se adelantó a las demás escuelas de la capital en esta altruista actividad. Relata dicha autora que "el 25 de enero se efectuó una lucida fiesta en la Preparatoria con asaltos de esgrima y de box [boxeo] entre los alumnos del plantel y algunos alumnos del Colegio Militar invitados por los organizadores del festejo, los profesores Rafael David Jr., Manuel B. Carrillo y Rómulo Tiemperi. El festival alcanzó gran éxito y se obtuvo la cantidad de 115 pesos y 30 centavos, cantidad que fue entregada al licenciado Justo Sierra para que éste la remitiera a la Junta de Caridad.

El éxito alcanzado con los asaltos de esgrima por los preperatorianos incitó a las demás escuelas de la capital a agruparse y formar un festival monstruo, continúa diciendo la citada autora, pero nuevamente los de la Preparatoria se adelantaron y presentaron un programa muy atractivo que incluyó "kermeses*, barracas, caricaturistas instantáneos, actos cómicos, prestidigitación e hipnotismo, café concierto, bailes, conferencias, etcétera". La Junta organizadora decidió que el festival tuviera lugar en los corredores y patios de la Escuela Nacional Preparatoria, así como que los precios de entrada y de las diversiones serían muy reducidos. (*) Kermés o quermés: Fiesta popular al aire libre con bailes, rifas, concursos, etc.

Es en este entorno histórico cuando, el 11 de febrero, siempre según Díaz y de Ovando, "los estudiantes decidieron que varios vías antes del festival una estudiantina formada de numerosos estudiantes vestidos con los trajes característicos recorrerá las calles de la capital para invitar a las fiestas. Tras la estudiantina seguirá un compacto grupo de estudiantes llevando hachones y faroles". Nos relata dicha investigadora que "el entusiasmo estudiantil contagió a los maestros de la Preparatoria y de las escuelas. El maestro Luís Jordá se ofreció a componer un pasodoble y una jota con letra que se pediría a Amado Nervo, dato éste que también publicó El Imparcial una semana después. El maestro Jordá se encargaría de dirigir y armonizar las voces de la estudiantina... No obstante la propia investigadora cita a El Mundo del 30 de abril al decir que el "maestro Aragón, distinguido músico" como la persona que "ha formado, instruido y ensayado al grupo", pudiendo suceder que compartiera las tareas con Luís Jordá o que éste abandonara precozmente el proyecto. Más adelante, en la página 435 de su libro, especifica dicha autora que participaron 80 estudiantes, que vistieron "trajes de todas las épocas pero especialmente la indumentaria del legendario estudiante salmanquino".

El 25 de febrero los estudiantes decidieron que como los corredores y patios de la Preparatoria serían insuficientes para albergar las distintas fiestas que se preparaban, se ocuparían todos los salones disponibles inclusive la Biblioteca que se transformaría en café cantante al estilo de los europeos", pero finalmente sería el lugar donde se improvisara el teatro y se impartieran conferencias.

De la organización de la fiesta universitaria de la Escuela Nacional Preparatoria se encargó su director, doctor Manuel Flores, debiendo realizarse en el edificio de la calle San Ildefonso. Entre los preparativos para buscar el mayor éxito posible a la fiesta cabe destacar las visitas realizadas por la Estudiantina al presidente de los secretarios de Estado, los miembros del Cuerpo Diplomático y el Ministro de Justicia, así como el paseo que realizó el 27 de abril por algunas calles de la población, integrada en esta ocasión por 40 preparatorianos a quienes precedían dos pajes que repartían anuncios y dos pierrots que describían la fiesta en voz alta e invitaban al público a asistir. Según El Imparcial del 28 de abril, "la estudiantina fue recibida durante su trayecto por las calles de la ciudad con atronadores aplausos que obligaban a repetir ciertas piezas musicales que aquélla ejecutaba"

Díaz y de Ovando relata que la Estudiantina estaba "formada de numerosos estudiantes vestidos con los trajes característicos recorrerá las calles de la capital para invitar a las fiestas. Tras la estudiantina seguirá un compacto grupo de estudiantes llevando hachones y faroles". Esto sucedió el 29 de abril de 1903 cuando "vestidos con trajes de todas las épocas, pero especialmente con la indumentaria del legendario estudiante salmantino" y El Mundo Ilustrado publicó un dibujo de su paso frente a su redacción el 30 de abril de 1903. La misma autora señala que "cada Escuela enviaría una estudiantina" pero no podemos asegurar que el vocablo haya sido usado como sinónimo de "tuna", más bien parece haber sido empleado como equivalente de "grupo de estudiantes". Dicha autora describe que, en dicha fecha, los integrantes de la Estudiantina iban vestidos con trajes de toda las épocas pero "especialmente con la indumentaria del legendario estudiante salmantino", y que sus integrantes fueron:

Panderos:

Francisco del Pino, Ernesto Espinosa y José M. Ríos.

Castañuelas:

Leandro Cuevas, José M. Álvarez, Ignacio Pérez Montaño, Carlos M. Paz y Miguel Fernández de la Regata.

Triángulos:

Ricardo A. Álvarez

Mandolinas:

Alfonso Pérez Montaño, Leopoldo Pastor, Francisco de la Barrera, Raúl Castro, Ernesto Herrera, Juan Cadena, Fernando Morales Tinoco, José García, Gonzalo Vega, José Palafox, José Luís Requena y Ernesto González.

Viloncellos:

Adolfo Castillo Marín.

Bandolones:

Pablo Luna.

Guitarras:

José Guerrero, Manuel Hinojosa, Benito Montiel, Ignacio Villamil y Severo Campero.

Violines:

Joaquín Bauche Alcalde, Carlos Colín, Julio Espinosa, Justino Rubio, Mariano Montes, Eduardo García Benítez, Luís Valdés, Abel Montes de Oca y David Araujo.

Flautas:

Armando Fernández.

Flautines:

Salvador Aguirre del Pino.

Estudiantina de la Escuela Nacional Preparatoria - 1903

El Mundo Ilustrado. 10-05-1903.

Como era habitual en la época, la Estudiantina también visitó las oficinas de redacción de otros periódicos, así El Tiempo publicaba:

"Precedidos de tres heraldos a caballo, los estudiantes se presentaron a nuestras puertas formando un conjunto vistoso y animado. Dichos heraldos, lo mismo que unos veinte o treinta jóvenes que servían como de escolta a la estudiantina, vestían trajes de clowns y los últimos ceñían relucientes espadas, a la manera de mosqueteros. Entre ellos venía un pregonero vestido de Pierrot. En cuanto a los alumnos que formaban la estudiantina, vestían el traje característico, con natural gallardía....[...].... Hachones encendidos, llevados por algunos mozos, iluminaban al vía pública por donde aquellos caminaban."

....[...]....

La comisión de invitación venía precedida por el Ingeniero señor Cárdenas, profesor de la Escuela Preparatoria, y de ella formaban parte varios prefectos y alumnos, y el señor D. José María Villasana. En la sala de la casa, iluminada profusamente con luz eléctrica, ejecutó la estudiantina dos preciosas piezas musicales y el joven Pierrot leyó unos versos en los cuales se hace la invitación para el festival y se indican los fines con que éste fue organizado. Tanto las piezas como los versos fueron aplaudidos por el numeroso personal de la casa".

Según Díaz y de Ovando, delante del periódico El Imparcial ejecutaron "una brillante jota y una primorosa melodía", y "recitaron los versos de invitación-programa que terminaban así:

Alá va con grato anhelo

esta fiesta meritoria

que es en la Preparatoria

en Mazatlán, en el cielo"

Debemos agregar, antes de concluir, que nos llamaron la atención el orden y compostura de aquella turba estudiantil, cosa digna de celebrarse, pues con ello dan una prueba de correcta educación no menos que del respeto y subordinación a sus superiores"

Todas las escuelas respondieron al llamado enviando una representación, tanto las superiores como las elementales, y la fiesta, efectuada del 2 al 5 de mayo de 1903 y que dedicó la jornada de apertura al presidente de la República, superó todas las expectativas. El programa incluyó:

«Cabaret de la Mort», a cargo de la Escuela de Medicina.

«Juicio de Dios», a cargo de la Escuela N. de Jurisprudencia.

Piezas teatrales, a cargo de la Escuela de Comercio.

Piezas teatrales, a cargo de la Escuela Normal de Profesores.

Ejercicios atléticos diversos, a cargo de la Escuela Normal de Profesores.

Asaltos de sable, florete y box, así como ejercicios gimnásticos, a cargo del Colegio Militar.

Representaciones teatrales, a cargo de la «Comedia Mexicana» del Conservatorio Nacional.

Recitaciones, bailes y juegos pedagógicos, a cargo de las Escuelas Elementales.

Estudiantina de la Escuela Nacional Preparatoria - fiesta

La Ilustración Artística. 20-07-1903.

El Imparcial publicó el 3 de mayo que a la fiesta acudió el presidente de la República, general Díaz, acompañado de su esposa, siendo recibido por el Ministro de Justicia y una comisión de todos los profesores de la Escuela, pasando al patio del Colegio Grande donde se hallaban innumerables puestos de kermesse. De allí pasaron al Café-concierto, donde la Estudiantina de la Escuela ejecutó el Himno Nacional y un potpourri de ópera. De allí los invitados pasaron al segundo piso de la Escuela, donde el general Díaz y su esposa se instalaron en un palco de honor desde donde presenciaron el 'Juicio de Dios'. Finalizada la obra el presidente pasó a los salones de la Dirección donde le esperaba un lunch-champagne. El mismo periódico publicó al día siguiente que "la estudiantina y los cantantes recorren puesto por puesto, patio por patio, llevando tras ella gran parte de la concurrencia que aplaude sus jotas y piezas distintas", así como que "una de las escenas más agradables" fue el entierro de Pierrot que, colocado en unas andas, iba sucedido de una "procesión de los mosqueteros y personal fantástico de la fiesta", tocándose una marcha fúnebre por la Estudiantina y que, al llegar al patio de Pasantes, sería sepultado entre confetti. Tras ello daría comienzo el baile en dicho patio.

__________

Fuentes: 

Díaz y de Ovando C. La Escuela Nacional Preparatoria. Los afanes y los días. Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Estéticas. 1972.

La Ilustración Artística. 20-07-1903.

El Mundo Ilustrado. 30-04-1903.

El Tiempo. 02-05-1903.

El Imparcial. 18-02-1903.

El Imparcial. 28-04-1903.

El Imparcial. 03-05-1903.

El Imparcial. 04-05-1903.


Publicación: 18/11/13  Actualización: 29/11/13