Artículos

Imprimir

La Guerra Civil Española no impidió que la prensa recordara a las Estudiantinas

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

 

Félix O. Martín Sárraga. Investigación personal. 2014.


Aunque no sea representativo el hallazgo de poesías durante el periodo en que España estuvo inmersa en la Guerra Civil debido a que los ejemplares de prensa que han pervivido son fundamentalmente del bando vencedor, resulta interesante hacer una "inmersión temporal" en un entorno en el que, durante el segundo año de la misma, la prensa del primer trimestre de 1938 ofrecía titulares como: 

"Azaña se resigna a la derrota", "Azaña se ha refugiado en parís", "Negrín atravesó la frontera francesa", "El Gobierno rojo se ha trasladado a Valencia. La prensa francesa da por terminada la guerra", "El generalísimo recibe felicitaciones de todas partes del mundo", "Hambre en la zona roja", "Racionamiento del pan en Madrid", "Una  comisión marxista en Madrid" (se refería a 7 diputados del partido comunista francés que vinieron a visitar los frentes "de la España roja"), "En Cataluña se cierran las fábricas. Carecen de brazos para atenderlas", "Se aprobó un decreto suspendiendo los pleitos de separación de cónyuges y divorcios", "Ha comenzado el estudio de la ley de Prensa", "Inglaterra contra el Congreso ateo", "Su Santidad reza por España. El Papa ha quedado conmovido por la adhesión de la España nacional", "La Entente Balkánica invita a Bulgaria a que reconozca a la España nacional y al Imperio italiano", "Invasión de judíos en Polonia".

El desgarro de la lucha fratricida se colaba en los versos del poema "Recuerdos de una canción" escrito por Florencio Medrano, miliciano "nacional" del Frente de Guadalajara:

  

Morena, la de ojos pardos,

que vas por la carretera,

¿recuerdas hace dos años?

¿recuerdas de la arboleda

y de aquellos dos castaños

que vieron por vez primera

lo mucho que nos amamos?

  

¿No recuerdas de las flores 

que los dos juntos cortamos,

 ni de aquellos ruiseñores

que a nuestro lado cantaron

cuando hablábamos de amores

sobre la hierva del prado?

 

¡Si recuerdas, pero en vano!,

ya tu dicha se apagó,

eras alma que vivías

 tan solo de la ilusión, 

y esa ilusión la tenías 

 puesta en aquella canción

que te canté el primer día,

el día de nuestro amor,

y que tú la repetías

porque ya nunca faltó.

 

Hoy nos separa la guerra,

¿no oyes rugir el cañón?, 

pues pega el oído a tierra

y oirás una canción.

 

Mira entonces a lo lejos,

y si late el corazón,

envías para acá un beso

que ya lo guardaré yo

adentro en el parapeto

donde peleo por Dios

y por esta Patria amada,

donde existe un pecho azul

con cinco flechas bordadas 

que tendrás que besar tú

cuando de sangre manchadas

comprendas que ya partió 

el hombre que despreciabas.

 

Bésalas sí, pero escucha

 ¿no se oye una canción?

¿la recuerdas?, ¿la esperabas?

 ¡Es la canción de un amor!"

Es en este entorno cuando se hace público el poema “Volverá la Estudiantina" que Vicente Serna inicialmente dedicara a J. A. Conceiro, "poeta y uno de los primeros camaradas del S.E.U." y al mes siguiente volviera a salir en prensaa como adelanto del contenido de su libro ‘Cantos Imperiales’, y entonces dedicara "A todos los estudiantes en el día de la fiesta de su patrón Santo Tomás de Aquino":

Volvera la Estudiantina 1938

Seguramente no fue el único tuno fallecido en la contienda fratricida pero hallamos un artículo del mismo año dedicado a la semblanza de Joaquín María de Viana  como dirigente de la Federación Alavesa de Estudiantes Católicos e integrante de la Tuna Vitoriana (también referida por la prensa republicana como "Tuna Alavesa de la F.A.E.C". y "Tuna Estudiantil de la Federación Alavesa de Estudiantes Católicos") que nos permite poner nombre y apellido a un tuno caído, al parecer en combate. De él decía Juan José Pérez Ormazábal:

¿Y quién no recuerda la estampa arrogante de Joaquín - alma y sal de aquella estudiantina – típicamente vestido, lleno de lazos y de cintas, guiando, bicornio en mano, el vistoso tropel de guitarristas y de pandereteros?”

Ni la más cruel de las guerras, la que enfrenta hermano contra hermano y pone en bandos contrarios a los amantes, pudo evitar el recuerdo nostálgico a la Estudiantina, una agrupación ya netamente académica que había calado hondamente en la sociedad española. Luego, tras el triunfo del bando "nacional", conocedores de su doctrina, no era de extrañar que nuestra costumbre escolar se contaminara de las apetencias de la literatura decimonónica y buscara un origen medieval que no tuvo.

 

________

Fuentes:

Labor, órgano de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. 09-02-1938.

Labor, órgano de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. 07-03-1938. 

Pensamiento Alavés. 09-09-1938.


 Publicación: 18/01/14