Artículos

Imprimir

Despierta Carolina

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Rafael Asencio González. Investigación personal. 2014.


El vals de ronda “Despierta, Carolina” puede considerarse un clásico entre los de su género de la década de los 60 si bien, hoy en día contadas son las tunas que lo conocen y aun menos las que lo incorporan a su repertorio, y eso a pesar de haber sido una partitura grabada en bastantes ocasiones obra de un compositor de renombre, don Ramón Femenía Sánchez.

Se cuenta del maestro nacido en 1936 en Madrid, ciudad en cuyo Real Conservatorio realizó sus estudios (obteniendo el premio Nacional Fin de Carrera y el “Luque” de Contrapunto, a más de la Beca de Composición de la Real Academia de Bellas Artes”) y donde pasados los años ejerció como profesor de Armonía que, a comienzos de los 50 formó parte de la Tuna de Derecho de la capital. De ahí quizás provenga su gusto por componer temas de estudiantina pues, además de “Despierta, Carolina”, son muchos los que llevan su firma: “La ronda de las estrellas”, “Una beca de amor”, “Chavala de Madrid”, “Ronda de Peritos”...,  e incluso la comedia lírica en dos actos con letra de Enrique Bariego “Canción de Estudiantina”.

“Despierta, Carolina” fue compuesto en el año 1960, y estrenado por la Tuna de Ingeniería Técnica Industrial de Madrid en el “I Certamen Universitario de Música” organizado por el Departamento Nacional de Actividades Culturales del SEU a beneficio del FONAE (Fondo Nacional de Ayuda al Estudio creado por el SEU en conexión con el Ministerio de Educación Nacional y su Comisaría de Protección Escolar) y celebrado durante los días 26 y 27 de noviembre de 1960 en el Palacio de los Deportes de Madrid. En este festival que tenía carácter nacional, no en vano concurrieron al mismo representantes de catorce distritos universitarios, participaron grupos folklóricos de coros y danzas, un orfeón, conjuntos de música clásica, ligera y jazz, y tunas procedentes de Valladolid, Zaragoza, Sevilla, Granada, Murcia, Salamanca, Madrid y Córdoba, las cuales no concursaban entre ellas, limitándose a interpretar las nueve piezas previamente seleccionadas.

No hubo pues en este Certamen premios para las tunas, pero sí para las canciones interpretadas, y fueron dos las de Femenía que obtuvieron recompensa: “Despierta, Carolina” que obtuvo el primer premio al cantar original y “La ronda de las estrellas” que logró el tercero en su estreno por la Tuna Universitaria de Córdoba (el segundo premio fue para el vals “Niña bonita” de Víctor Cyma, estrenado por la Tuna Hispanoamericana del Colegio Mayor “Nuestra Señora de Guadalupe” de Madrid).

Concluyendo, la partitura de “Despierta, Carolina” fue editada por vez primera en 1962 por la Unión Musical Española (Gráficas Ume), y grabada por la Tuna de la Escuela Superior de Comercio de Madrid un año antes (Fontana, referencia 467 712 TE ).

“Despierta, Carolina” sin duda alguna, conforma parte del conjunto de canciones de ronda con temática estudiantina, básico de nuestra cultura y tradición, que las tunas actuales debieran recuperar en pos de su esencia fetén, la que no desdeña otros folklores pero reclama su Catón.

 


Publicación: 02/02/14