Artículos

Imprimir

La flor de la patata o un Certamen de Pardill@s

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

 

Félix O. Martín Sárraga, "Guaraguao". Vivencias personales. 2016.


Recuerdo que la primera vez que tuve conocimiento del evento me causó sorpresa que se organizara un Certamen de Pardill@s y este año, en su segunda edición, no quise perdérmelo. El hecho de celebrarse en Alicante, ciudad vecina y hermosa, me facilitaba la escapada y la presencia de tres integrantes de la Tuna Femenina Novata de Turismo de Murcia, que apadrina mi Tuna, nos obligaba a actuar como tutores.

Aunque el lugar del evento se hallaba en otra localidad, nos la apañamos para dar con el sitio gracias a la taxista y la llamada de SOS enviada a un pardillo puesto que no se veía un alma por el campus a esa hora de la tarde-noche de un viernes invernal de excelente temperatura. El auditorio destinado al efecto mostraba un lleno casi completo pero lo mejor era el ambiente de complicidad y camaradería que se respiraba tras cada actuación de l@s novat@s. L@s becad@s presentes aplaudían y reían sus ocurrencias. Finalmente las actuaciones terminaron con una actuación de la Tuna Femenina de Derecho de la Universidad de Alicante, cuyas pardillas organizaron todo el Certamen (un ¡ole tus ovarios! para ellas).

II Certamen de Pardillos 

¿Qué relación tiene ello con una patata? Paso a relatarlo….

Resulta que las pardillas de la Tuna Femenina Novata de Turismo de Murcia tuvieron la ocurrencia de recordar a una de sus compañeras que no las pudo acompañar en presencia de uno de los veteranos de la Tuna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, que las apadrina, y se le impuso la encomienda de localizar, personalizar y portar consigo en todo momento una patata (papa en Hispanoamérica) durante el Certamen para recordar a la pardilla ausente.

Rauda “Campanilla”, la pardilla en cuestión, halló la patata y colocó cuatro palillos de dientes a modo de extremidades, dos aceitunas negras cual ojos y pintó una boca. Pareció completa la tarea hasta que me la mostraron y pregunté: ¿Dónde está su flor? Desconcertadas las pardillas que orgullosamente la mostraban, les comenté que sus pardillas no podían perder la flor mientras sus padrinos las custodiaran. Al rato Campanilla me volvió a localizar y mostró orgullosa que su patata lucía una flor intacta (por cierto: "un rojo, rojo clavel".... como el de la copla).

Así transcurrió toda la jornada. Fue una noche en la que reinó la alegría y tod@s, veteran@s y pardill@s, compartieron experiencias, copas y coplas en un ambiente de hermandad digno de resaltar. Mi enhorabuena muy sincera a esta iniciativa que nos aporta un escenario único de convivencia que tanta falta nos hace en tiempos en que nuestra tradición, aún en construcción, tiene tantos obstáculos y detractores para pervivir. 

Por cierto…..Campanilla fue compartiendo la patata con las pardillas de su Tuna Novata para poder tocar su instrumento de plectro y compartir con tod@s… logrando que acabara la jornada sin desflorar. ¡Todo un ejemplo!

pardillas TNFTM 2016


Publicación: 21/02/16