Artículos

Imprimir

Las Estudiantinas de Instituto, a propósito de un caso

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

 

Felipe J. Chaves Román. Vivencias personales. 2016.


Corría el año de 1985, cuando un grupo de jóvenes estudiantes de Bachillerato, la mayoría con no más de 16 años, fundó la Estudiantina del Instituto de Enseñanza Secundaria "El Brocense" (antiguo I.N.B.), también conocida como Estudiantina del Brocense, en la capital cacereña, postulante entonces a ser declarada como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Cargados de ilusión hacia el mundo musical estudiantil, pues en aquellos años ochenta se contaba en Cáceres con un gran número de Tunas Universitarias, comenzaron sus ensayos en el aula de música del mencionado centro escolar. Pasadas las primeras horas de ilusión, de libros y proyectos las carpetas llenas, imitando a sus hermanos mayores, tunos universitarios, decidieron los futuros bachilleres pedir permiso al instituto con la idea de  salir a la calle a llenar de color y música las calles cacereñas.

Pidieron vestir el negro traje escolar que caracteriza a la Tuna española y adoptaron el color gris perla para sus becas. El escudo del Brocense honró sus  pechos, siempre henchidos de amor hacia la lírica estudiantil y a sus antiguas costumbres. La Estudiantina, según el gran recuerdo que todavía se guarda en el centro y en la memoria que se tiene en la ciudad de Cáceres pues muchos cacereños y cacereñas formaron parte del profesorado y alumnado del centro, estuvo en funcionamiento hasta el año 1989.

estudiantina brocense 1985

Estudiantina del Brocense en 1985

La Estudiantina del Brocense, hoy admirada por muchos por su jovialidad y calidad musical a pesar de la juventud de sus integrantes, unos veinte jóvenes, animó el panorama de la música estudiantil en Cáceres participando en rondas, actos benéficos, culturales y certámenes locales. Lo atestiguan y dan fe de ello los numerosos recuerdos que permanecen en el instituto en la actualidad.

¿Cuál fue el motivo de la disolución de la estudiantina? Sin temor a equivocarnos, el motivo fue claro: Al haber acabado sus estudios en el Instituto y pasar a ser estudiantes universitarios, algunos de ellos pidieron el ingreso en las Tunas de sus estudios: Tuna de la Escuela Universitaria de Magisterio de Cáceres y Tuna de la Facultad de Medicina de Badajoz, ambos centros y Tunas dependientes de la Universidad de Extremadura.

Aquellos fueron unos años muy fructíferos para la cultura en el Instituto "El Brocense", pues el alumnado y el Claustro de Profesores se implicaron muy activamente en organizar e integrar múltiples actividades, dentro del seno de la cultura, animando la vida estudiantil del centro: música, teatro, fotografía, deportes, revista del centro, radio escolar, visitas culturales...

Esta breve reseña histórica pretende ser un pequeño, sincero y sentido homenaje a todos los que hicieron posible que prendiese la llama de la Tuna en aquellos jóvenes e ilusionados corazones, en la actualidad tunos veteranos, algo viejos, aunque no vencidos, de las tunas de la Universidad de Extremadura, aquellos que defienden la tradición de esta noble y antigua tradición escolar. 


Publicación: 21/03/16