Artículos

Imprimir

Niños en las tunas y estudiantinas. La Mascota.

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

Rafael Asencio González. Investigación personal. 2011. 


La presencia de niños acompañantes en las primeras Estudiantinas hispanas se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, haciéndose habitual tanto en agrupaciones universitarias como en las desprovistas de tal carácter (1). Cierto es igualmente que, si bien con su incorporación se buscaba un elemento cromático y de adorno a más de una cierta complicidad con el público por la simpatía que en el mismo despertaban, los infantes no adoptaron un papel único en su aportación individual a la formación.

Estudiantina de la Universidad de Barcelona en Paris I898

Estudiantina de la Universidad de Barcelona en Paris con dos niños al frente (1898)

Así, junto a los meramente figurantes, existen antecedentes de niños ejecutantes, directores o cantantes a los que se da un acusado protagonismo, valgan como ejemplo de lo anterior los siguientes:

  • La Estudiantina Cordobesa del año 1895 contaba entre sus miembros con el niño Manuel García, panderetólogo. Ese año la Estudiantina dio serenata a Su Excelencia Sidi Brisha, embajador del sultanato de Marruecos, en su lujoso alojamiento del Hotel Suizo, siendo que "al embajador llamó la atención el niño García, que tocaba admirablemente la pandera, y después de colmarle de besos y caricias, recordando a sus nietos, según manifestó, le regaló 20 pesetas en plata" (Diario de Córdoba 05-03-1895)
  • La Estudiantina Filarmónica Rubio, de la capital de la Mezquita, era acompañada en el año 1924 por el niño de cinco años Rafaelito González López 2, hijo del director de la agrupación, que dirigía la interpretación de algunas composiciones como un verdadero maestro (Diario Córdoba 09-03-1924).
  • La Tuna de Granada, formada en 1922 por cincuenta alumnos de las diversas Facultades de la Universidad de Granada, que constaba "sólo de sección instrumental", venía acompañada a su llegada a Córdoba por el niño Alfonso Calero, de trece años, que en la audiencia en las Casas Consistoriales "cantó con mucho gusto varias coplas de jota, entre ellas la siguiente: "La estudiantina saluda – a la ciudad cordobesa – y de su hospitalidad – agradece la firmeza" (Diario Córdoba 23-02-1922); posteriormente, en el concierto que la Tuna dio en el Teatro Circo interpretó otras muchas piezas de jota en solitario pues, como queda dicho, era el único cantante del grupo.

mascotaTras la guerra civil nuevamente volvió a ser utilizada la figura del niño mascota como uno más de los ingredientes propios de este tipo de agrupaciones, si bien su presencia se redujo considerablemente en comparación a la anterior etapa histórica, razón esta última perfectamente lógica y consecuente con la paralela reducción de formaciones que pasaron a ser ahora casi exclusivamente universitarias. La Tuna Universitaria del SEU de Córdoba contó desde su refundación en el año 1951 hasta su desaparición en 1970 3 con al menos tres mascotas:

  • En 1951 acaparaba asombro como mascota de la agrupación estudiantil por su virtuosismo a la bandurria el niño de doce años y alumno del Conservatorio Rafael Lara Jiménez. Con los años Rafael Lara alcanzaría la jefatura de la Tuna, siendo hoy por todos considerado como otro de los mejores tunos cordobeses y grandísimo compositor de canciones de Tuna, no en vano nacieron de su próspero ingenio las conocidísimas "Estudiantina Andaluza", "Estudiantina en tu Reja", "El Borrachito", "Muchacha" y "Tuna en París". Las dos primeras canciones, "Estudiantina Andaluza" y "Estudiantina en tu Reja", fueron compuestas sobre las mismas fechas, finales de los años cincuenta, más sí se conoce la fecha y lugar del estreno de "Estudiantina en tu Reja" (a la que en un momento inicial su autor tituló "Ronda Cordobesa"), en el Palacio de los Deportes de Madrid con motivo del Primer Certamen Nacional Universitario de Música, celebrado en los días 26 y 27 de noviembre de 1960. Las tres siguientes, "El Borrachito" y "Muchacha" (en 1984) y "Tuna en París" (en 1993), fueron cedidas por don Rafael a la Tuna de Facultad de Medicina de Córdoba, que estrenó "El Borrachito" en el IIIº Certamen Provincial de Tunas, celebrado el día 10 de noviembre de 1984, en el que finalmente alcanzó el Primer Premio (Diario Córdoba 11-11-1984).
  • Desde 1957, ocupó el puesto de mascota el niño de 10 años Serafín Pérez, quien al igual que su antecesor tocaba maravillosamente la bandurria.
  • Finalmente, en 1960, el puesto de mascota correspondía al niño Adolfín que aparece en la foto adjunta entregando un ramo de flores a la esposa del Alcalde, doña María de la Cruz Molina Pineda de la Infantas, en el acto de su nombramiento como Madrina de honor de la Tuna Universitaria en día nueve de noviembre de 1962celebrado en el despacho de la alcaldía, quien "hizo entrega [a la agrupación] de una magnífica bandera, bordada por ambos lados, con los escudos de Córdoba y del SEU, respectivamente" (Diario Córdoba 10-11-1962).

En la actualidad esta tradición ha desaparecido completamente, y de la misma sólo queda el recuerdo que de cuando en vez aflora en los casos en que un padre tuno viste a su hijo con los hábitos del mester, normalmente con ocasión de algún Certamen de Tunas que se celebra en la ciudad, en lo que no deja de ser íntimo deseo expresado por el orgulloso progenitor orientado a la adquisición de la condición de tuno por su vástago, en un legado de tradición y amor al altísimo mester de tunería

__________

Imágenes:

Colección personal del autor.

Notas: 

1.- Hoy se reconoce a don Rafael González, ya fallecido, como uno de entre los más grandes tunos que ha dado la ciudad: en 1934 se enroló en las filas de la Tuna Escolar Veterinaria de Córdoba, siendo su concertino de bandurria y, tras la contienda civil fue el primer director musical de la Tuna Universitaria del SEU de Córdoba, honrado con la dirección de la interpretación del "Gaudeamus" por parte de todos los tunos asistentes, que ponía fin al Primer Certamen Nacional de Tunas que tuvo lugar en Madrid en 1945, en el Palacio del Pardo y en presencia del Caudillo. Durante los años 50 y 60 dirigió a una gran cantidad de rondallas escolares, destacando la del Colegio de los Hermanos Maristas entre los años 1953 y 1959 aproximadamente. A fines de los 60 volvió a dirigir a la Tuna Universitaria de Córdoba, y continuó haciendo lo propio cuando ésta cambió su denominación por la de Tuna del Distrito Universitario a comienzos de los 70 (para esta agrupación compuso el carnavalito "Tuna Cordobesa", con letra de Emilio Ruiz, que diera a la del Distrito el Trofeo a la Mejor Canción Inédita, a más del Primer Premio Absoluto, en el Certamen Nacional de Tunas celebrado en Málaga durante los días 30 y 31 de mayo de 1975) fecha en la que duplicó su esfuerzo dirigiendo a la incipiente Tuna de Medicina.

2.- La Tuna Universitaria del SEU de Córdoba inició su andadura a finales del año 1943, siendo su presentación oficial el domingo 13 de abril de 1944. A partir de 1946 entró en una decadencia que la llevó a su total desaparición, más renacería en 1950, si bien su presentación oficial no llegó hasta el día 19 de enero de 1951. A finales de la década de los sesenta desapareció nuevamente, reapareciendo en febrero de 1972 (presentación oficial en día 20 de mayo); poco duró esta última reorganización, y así en 1973 se fusionó con la Tuna de Empresariales (nacida también en 1972) formando la Tuna del Distrito Universitario de Córdoba.

 


 

Publicación: 22/02/12