Imprimir

Desde finales del siglo XIX hay constancia de la existencia de Estudiantinas Infantiles en España

 

Félix O. Martín Sárraga. Investigación personal. 2012.


En el entorno de la aparición de las Estudiantinas adscritas a centros docentes, aparecidas en el último tercio del siglo XIX, está documentada la existencia de agrupaciones exclusivamente infantiles pues, como ya publicara Rafael Asencio González (2), la presencia de niños en las primeras Estudiantinas españolas se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, hacho que se hizo habitual en todas las agrupaciones, universitarias o no.

Hay datos que señalan la existencia de una ‘Estudiantina Infantil’ integrada por bandurristas en el Madrid de 1882; la ‘Estudiantina Infantil Aragonesa’, que en 1901 participó en el Carnaval de Madrid y al año siguiente obtuvo una ‘mención honorífica’; y también en 1902 hay datos de la existencia de una ‘Tuna Femenina Infantil’ que 1903 la prensa publica que está compuesta por niñas de 8 a 12 años y presidida por Micaela del Pino (“bella e inteligente violinista”) que "tocan, cantan y bailan con perfección rarísima" según el articulista.

Las informaciones sobre participaciones de la ‘Tuna Infantil de Zaragoza’ en el Concurso de Estudiantinas del Carnaval de Madrid se suceden, sirviendo como muestra su participación en 1907 y 1908, cuando logró el Segundo Premio de Estudiantinas enfrentándose a todas las demás agrupaciones de adultos (más datos). También hay imágenes de una Estudiantina compuesta mayoritariamente por niños que se organizó en 1910 para recaudar fondos con destino a las víctimas de la campaña de Melilla. Independientemente de agrupaciones exclusivamente infantiles, hay evidencia de la incorporación de niños a las Estudiantinas desde, al menos, 1890. Esta incorporación perduró bastante en el tiempo ya que hay fotografías publicadas en la prensa española de 1898, 1901, 1902, 1905, 1910, 1913, 1915, 1925 que así lo atestiguan.

Tuna Infantil Zaragozana 1908

Tuna Infantil Zaragozana (1908) (4)

Así pues, primero supimos que hubo niños en algunas Estudiantinas y Tunas Universitarias y luego que, con los datos conocidos hasta ahora, la Tuna de Instituto Jovellanos de Gijón fue la primera agrupación académica que cruzó el Atlántico, pero poco sabíamos de la posible existencia de Estudiantinas en los Colegios donde se formaban a los niños de la época. Como muestra de la existencia de Estudiantinas Colegiales en la segunda mitad del siglo XIX reproducimos el siguiente contenido publicado por Santos Hernández en 1876:

"Estudiantinas.

En los colegios donde hay banda de música o estudiantina, siempre figura como elemento principal del programa, para recrear los ánimos con las piezas más selectas de su repertorio. Pero no es lo más frecuente organizarlas con niños, que, por regla general, han de dejar el colegio precisamente cuando podían comenzar a figurar en ellas con provecho. Por esta causa, los números de música son piezas de canto y piano, o a lo más de piano y violín o algún otro instrumento, cuando hay niños que los manejan con habilidad suficiente para poderse exhibir en público sin desagrado del auditorio.

Sin embargo, en estas academias en que el público es menos exigente, suele darse más amplitud a la parte musical, ejecutando piezas de modo menos artístico, pero no menos divertido, y sin duda más agradable para los niños, que forman la parte principal, o acaso única, de los espectadores. Estos pasatiempos suelen denominarse con el nombre de estudiantinas; su organización exige, ciertamente, como la de muchos otros ya descritos, no poca paciencia y constancia, pero se compensan muy bien estas molestias con los abundantes frutos que produce."

Vemos que, aunque no fuera lo más frecuente, hubo Colegios que contaron con Estudiantinas Infantiles, que éstas interpretaban principalmente piezas de canto con acompañamiento de piano, piano y violín o "algún otro instrumento", que la parte musical era más amplia en las academias que tenían un público menos exigente.

Todo hace pensar que en los primeros lustros del siglo XX tuvieron un impulso, posiblemente a imitación de las Estudiantinas y Tunas integradas por adultos, que les llevó a emplear los instrumentos que éstas empleaban. Así tenemos los casos de la Tuna Infantil Zaragozana (1908) y la Tuna del Instituto Jovellanos (1913), de las que sus fotos son mucho más elocuentes que las palabras.

Tuna Jovellanos - 1

Tuna del Instituto Jovellanos en Barcelona, antes de partir hacia Cuba (5)

Tuna Jovellanos - 2

Tuna del Instituto Jovellanos a bordo del trasatlántico Manuel Calvo que la llevaría a La Habana (6)

Fuentes bibliográficas de 1933 relatan que una ‘Estudiantina Infantil’ postuló en Santa Pola (Alicante) a beneficio de los pobres y, ya en la España de la dictadura, hay artículos de prensa que señalan que una ‘Tuna Infantil’ participó en el Festival de la Infancia de 1966. El dato más reciente sobre una “Tuna Infantil” del que tenemos constancia lo aporta la “MiniTuna” conformada con los hijos de los integrantes de la Tuna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, que ensaya desde hace casi un lustro bajo la dirección de Francisco Caparrós (D. Amargo), que sale en su carroza el día de la Batalla de las Flores durante las Fiestas de Primavera de Murcia y que desde hace años suele acompañar a la murciana de Galenos en una pieza en su actuación de cierre del Certamen Internacional de Tunas Costa Cálida.


Fuentes:

  1. Félix O. Martín Sárraga. Investigación personal sobre la hemeroteca y base de datos de TVNAE MVNDI. 2012.
  2. Rafael Asencio González. “Niños en las tunas y estudiantinas. La mascota”. Original facilitado por el autor en 2011.
  3. P. Santos Hernández. Juegos de los niños en las escuelas y colegios. Colección Carmen Bravo Villasante. Editorial Saturnino Calleja, Madrid, 1876.

  4. El País. 03-03-1908.
  5. La Ilustración Artística. 03-02-1913.
  6. La Actualidad. 01-02-1913.

Publicada: 18/09/12        Actualización: 09/06/15