Imprimir

La importancia de ser Madrina o Dama de Honor de una Tuna se reflejaba, a mediados del siglo XX, también en el vestido lucido para la ocasión

Félix O. Martín Sárraga. Investigación personal. 2014.


 

La vida actual, en la que se relajan etiquetas y protocolos, nos hace perder el norte de lo que antaño significó ser elegida Madrina y Damas de Honor deuna Tuna. Para ser conscientes de lo que estas distinciones significaron en las señoritas de mediados del siglo pasado vale de muestra el siguiente párrafo referido a las elegidas por la Tuna Compostelana en su visita a Zamora de 1952 y que, tras la imposición de la corbata a la bandera de la Estudiantina, atravesaron la sala del Cine Barrueco del brazo de los directivos de la Tuna:

"La madrina, Mari Carmen Gutiérrez, estaba preciosa con su traje de tul blanco con lentejuelas doradas y un original tocado con mantilla española que realzaba su belleza morena. Usita García Saz llevaba con elegancia un vestido de batista blanco perforado. El de Pili Gutiérrez Cuesta era de organza blanco con volantes plisados y una banda rosa a la cintura con delicadas flores. Mari Tere Prieto Iglesias lucía un primoroso traje de tul azul con guirnalda de flores. María Luisa Bobo de Vega vestía un traje de organza blanco con lazo de raso floreado, El de Mari Sanvicente Hurtado era de organdí suizo estampado, tocándose, también, con una preciosa mantilla. Y Chelo Olano Calleja llevaba un vestido de tul blanco con ancho vuelo y bordado de estrellas plateadas". 

________

Fuente:

Imperio, diario de la Falange Española de las J.O.N.S. 20-02-1952.


Publicación: 18/01/14