Image is not available
TUNAE MUNDI
Slider

La crítica sesgada en un entorno académico

Pin It

Félix O. Martín Sárraga


Nadie nace sabiendo pero, entre universitarios y como hijos de la Academia, una de las primeras cosas que un investigador ha de tener presente es que "la ideología no debe contaminar el estudio del pasado" (Roberto Fernández Díaz. Catedrático de Historia Moderna en la Universidad de Barcelona y Premio Nacional de Historia 2015).

sesgo informativo Luis M. Alonso. La Nueva España. 15 05 15El 18 de agosto de 2020, poco antes de las 10 de la noche española, hallamos en YouTube un vídeo titulado “Historiografía tunantesca. Pasado, presente y futuro”, con desactivación expresa para hacer comentarios y difundido por una asociación SÓLO DE VARONES (segregación altamente llamativa en pleno siglo XXI) que acoge a integrantes de Tunas Universitarias y de agrupaciones no académicas que las imitan desde finales del siglo pasado. El Consejero de su Academia, al hacer referencia específica a varios investigadores de España pareciera que nos incluyera sin nombrarnos en un expresivo “etcétera” porque de otra manera no se entienden los comentarios posteriores a nuestros libros.

TUDI historiografiaCaptura de pantalla de YouTube en la que, por respeto, se han eliminado las señas de identificación de la asociación

Comenzó la charla definiendo historiografía y hablando de los mitos que aparecieron en el siglo XIX y, contrario a lo esperado por el título de la charla, pasó a comentar únicamente una selección parcial de libros. Entre ellos comentó los siguientes de nuestra producción: 

- “Las Estudiantinas que postularon en o por Murcia”: Comenta que “le parece un buen libro “pero adolece de algo básico”, que “se ha centrado en las estudiantinas que sólo postularon”. Se olvida que cada autor investiga el tema que le genera curiosidad, aplicando un criterio diferente al dado al “Cancionero de estudiantes de la tuna” escrito por Morán Saus, García Lagos y Cano Gómez, sobre el que minutos antes dijera que era un libro “centrado, como su nombre indica”… en el cancionero estudiantil. En cualquier caso y dado que nunca lo hemos dicho antes, aprovechamos para decir que acotamos el tema en las estudiantinas postulantes porque en Murcia detectamos muy pocas estudiantinas no postulantes (bastante menos de las 50 que sugiere que pudo haber) y orientamos la obra en la póstula, que fue la principal característica de las estudiantinas desde su origen en el carnaval decimonónico.

- “Mitos y evidencia histórica sobre las Tunas y Estudiantinas”: Refiere como “problema” que algunos mitos “no están demostrados” y “se va a las creencias personales del autor, que pueden ser verdad pero que pueden no serlo”. Hemos de recordarle que, aunque no sea acorde con sus sentires, las inferencias plasmadas en dicha obra se sustentaron en las más de 300 fuentes directas halladas por el autor y recurre a trabajos publicados por otros autores y avalados por casi un millar de otras fuentes, así como que lo dicho en ella era lo que se había detectado en el momento en el que se publicó. En cualquier caso y como todas las obras, siempre pueden aflorar nuevos datos que hagan que cualquiera pueda publicar un libro que refute con nuevas fuentes documentales lo expresado en dicha obra, a lo que animamos en aras de que prevalezca la verdad histórica documentada.

Al comentar la TUNA como “algo originario de estudiantes” dice “la verdad es que los primeros registros que se han encontrado estudiantinas en el siglo XIX, y son los primeros, no son de estudiantes”. Olvida que la obra habla de la Tuna, palabra usada por él en su crítica, que no es lo mismo la Tuna que las comparsas primigenias del carnaval decimonónico, que no fue hasta la década de 1870 cuando las estudiantinas conformadas por verdaderos escolares decidieron progresivamente cambiar a denominarse Tuna a la vez que a vincular a su nombre el del centro académico al que pertenecían. El crítico mezcla en su argumentario, como si fueran lo mismo, las primeras comparsas del Carnaval con las Tunas, de aparición más tardía e integradas por estudiantes, así como que no fue hasta la aparición de las Tunas del SEU que adquirieron su permanencia temporal y vínculo obligado a la Universidad.

Por otra parte no es menos cierto que venimos afirmando desde hace lustros que el origen de la Tuna es el Carnaval, dato que omite y pasa sentenciar: “los bailes de máscaras, que es de donde proviene la estudiantina…”. Sobre tal origen no conocemos publicación alguna que avale su afirmación sino en el seno de las comparsas carnavalescas que desfilaron y participaron en los concursos públicos que, en la calle, se realizaron para ellas.

Pasa a hablar de la vestimenta de los escolares y repite lo tantas veces dicho por nosotros y otros autores al afirmar que los escolares no vestían como los estudiantes sino “como otras cosas”, asunto que se trata también en la obra por él comentada. En cualquier caso, impresionando de cierta esta afirmación, tampoco se conoce estudio alguno que la cuantifique y avale, sólo comentarios (breves y escasos) en la prensa histórica.

Finaliza diciendo que “no se puede afirmar taxativamente algo sin que se halla llegado a un pasado más remoto”, resultando muy curioso lo tajante de su comentario sobre el tema de los mitos en la Tuna, del que no conocemos que fuera tratado antes por otro autor en un libro y sobre los que continúan aflorando datos que respaldan las inferencias de dicha obra. 

- Nuestros libros sobre la Estudiantina Fígaro: Agradecemos igualmente su valoración al opinar que “es el autor que más ha investigado sobre el tema y su obra al respecto es la más completa... Libro sobre La Fígaro en Austria, en Inglaterra, en los EEUU.. La verdad es que son libros, son muy buenos porque están muy centrados y no les falta un detalle… son unos grandes libros”, no impidiéndonos ello que nos percatemos sobre lo llamativo que resulta que su loa sea fruto de unas obras dedicadas a una estudiantina comercial no académica

En cualquier caso, e independientemente del  sesgo derivado de la selección de las obras comentadas y/o por alguna intencionalidad oculta, hemos de agradecer que dedicara una importante parte de su presentación a los citados libros de nuestra autoría (del minuto 34:10 al 37:45) y aprovechamos para afirmar que, en el ámbito de investigación del pasado de las Tunas y Estudiantinas:

1.- Sólo hemos expuesto los datos hallados en fuentes primarias y secundarias, evitando recurrir a novelas.

2.- Nunca hemos dicho que halláramos todas las fuentes existentes (tarea imposible), como tampoco que el lector tenga necesariamente que compartir las inferencias que realizan sus autores.

3.- No se puede negar la evidencia documental, especialmente la procedente de la prensa histórica.

Por todo ello, conocedor de que la lectura genera pensamiento crítico (que siempre se agradece), seguimos afirmando que la Tuna Universitaria que conocemos desde 1939 no tiene NADA que ver con las agrupaciones no académicas que, desde finales del siglo XX, copian sus símbolos, usos y costumbres e inventan becas sin estar vinculadas a una Casa de Estudios.

__________

Imagen: Luis M. Alonso. A vueltas con el sesgo informativo. La Nueva España. 15-05-15.

 


Publicación: 19/08/20