Image is not available
PUBLICACIONES
Slider

La Estudiantina Valenciana y sus póstulas pro Sanatorio de Porta Coeli

Pin It

 

Félix O. Martín Sárraga


Pocos se acuerdan ya de la tendencia que hubo en el entorno del cambio del siglo XIX al XX (recuerden que el descubrimiento de la penicilina fue en 1945) de confinar a los enfermos tuberculosos  en establecimientos especiales, generalmente en el entorno de una cadena montañosa. Especialmente destacó a su favor la Estudiantina Valenciana.

Los años anteriores, la  Estudiantina Valenciana postuló en el Carnaval de Barcelona de 1897 (1) y 1898 (2,3) a favor de las víctimas de las inundaciones sufridas en 1897 por los "pueblos del llano".

Estudiantina Valenciana postula en Barcelona por las victimas de las inundaciones Album Salon revista iberoamericana de literatura y arte nº 13 pag 154 01 03 1898 Todo hace pensar que, resueltas las penurias de las víctimas de las inundaciones eligieron otro fin para sus póstulas y este fue la construcción del Sanatorio Porta Coeli para enfermos tuberculosos pobres, que fue anunciado en 1899 como "el primero de España" (4):

«Llega a Madrid la Estudiantina Valenciana, vistiendo el clásico manteo y sombrero de la Tuna, llevan lazo, botón y guantes negros bordados, del color de la Facultad a la que pertenecen Traen banderas de raso, azul celeste, amarillo y encarnado, pertenecientes al Instituto y a las Facultades de Medicina y Derecho, respectivamente. "Una vez organizados se pusieron en marcha por el orden siguiente: 8 postulantes, con el cabo de comparsas a la cabeza, la bandera del Instituto, la música, las otras 2 banderas y todos los demás estudiantes"[acompañantes].... "Durante el trayecto tocaron admirablemente 2 notables piezas musicales, siendo muy aplaudidos. Frente al ayuntamiento formaron corro y, correspondiendo al cariñoso saludo del público, tocaron magistralmente una hermosa composición musical mientras que 3 de los estudiantes iban a depositar las banderas en la Casa de la Villa. Los estandartes de las Facultades representadas en la Estudiantina fueron depositados en el despacho grande del alcalde. El alcalde y los concejales que se hallaban en el ayuntamiento salieron a los balcones para corresponder al atento saludo de los estudiantes". Posteriormente se dirigieron al Gobierno Civil donde fue recibida por el gobernador y ejecutó otra pieza musical de su repertorio.

Acude a la capital para postular por el  Sanatorio Porta Coeli, primero de España especial para tísicos pobres que se fundará el 1 de marzo según acuerdo del Consejo Administrativo que preside el rector de la Universidad de Valencia. "Vienen en número de 130, formando 2 grupos: la Estudiantina, con orquesta propia formada por comisiones de todas las Facultades con sus respectivas banderas, y el grupo de la Escuela de Bellas Artes y Círculo de Pintores, que forman una mascarada figurando un casamiento al estilo de la huerta de Valencia." Traen 22 mensajes, impresos con elegancia y esmero, para los representantes extranjeros acreditados en esta Corte, escritos en sus respectivos idiomas, incluso en chino y turco, y otro escrito en latín para el arzobispo de Madrid».

Para ello acudieron al Carnaval de Madrid de 1899 y, "con su fin benéfico", abrió la marcha (5,7) señalando otro diario que la recaudación era para "el Sanatorio de tísicos Porta Coeli" (6). Trascendió que el 11 de febrero de 1899 recibió un "donativo de 500 pesetas ("de su bolsillo particular") del ministro de la Gobernación" (6), que estaba integrada por 150 personas (11) y que la Estudiantina valenciana obtuvo el Segundo Premio  (36 pesetas) del concurso de Estudiantinas de dicho Carnaval (8-10).

De su visita a Palacio trascendió lo siguiente (12):

«Interpretó varias piezas de su repertorio. El Dr. Moliner expuso en su discurso a S.M. "el propósito que anima a la comparsa y lo necesario y conveniente que es para los repatriados la construcción del Sanatorio Porta Coeli, donde los tuberculosos hallarán alivio para ese terrible mal". La Reina prometió hablar con el Ministro de Fomento para recomendarle la cesión del pinar de Porta Coeli para el servicio del Sanatorio, les obsequió con un "lunch" y cigarros habanos y ordenó que se les diera un donativo de 5000 pesetas con destino al Sanatorio. A la recepción asistieron S. M. el Rey, la princesa de Asturias y las Infantas Dª Isabel y Dª María Teresa».

Luego, a mediados de febrero, viajó por tren (13) a Barcelona para postular por el mismo fin, aportando la prensa el dato de que "Los alumnos que componen la Estudiantina pertenecen á las facultades de Medicina, Derecho y Filosofía, y van acompañados del ilustrado catedrático de la facultad de Medicina de Valencia Dr. D. Francisco Moliner" (14,18). Ofrecieron el 16 de febrero un concierto benéfico (15):

«A las tres y media de esta tarde se verificará en el Palacio de Bellas Artes el gran concierto y festival organizado por la Estudiantina valenciana, con la cooperación de la banda-orquesta municipal, la que dará á conocer, por primera vex, algunos números de «La Walkyria».
Los productos que se recauden se destinan al Sanatorio de Porta Coeli, y el concierto se ejecutará con sujeción al siguiente programa:

Primera parte.—«Egmont» (ouverture), por la banda municipal, Beethoven.— «Mandolinata», por la Estudiantina valenciana.

—«Adagio de la 3º Sinfonía», por la banda municipal, Saint-Saens.—«Serenata española», por la Estudiantina valenciana.—La Walkyria» (despedida de Wottan y encantamiento del fuego), por la banda municipal. Primera audición, Wagner.

Segunda parte.—«Un casament en Aldaya».-«Danzas populares de Valencia».—«La chaquera bella», antiguo baile valenciano.—Ejecución de varias piezas, con la «donsain» [por dulzaina] y el «tabalet». «Cant de albaes».—«Valencia», cantos y bailes populares. Sadurni. Estos números deberán ser ejecutados por la Mascarada valenciana.
«La jota del guitarro», por la Estudiantina valenciana.
«La Walkyria» (cabalgata, tercer acto, por la banda municipal, Wagner.
«Fígaro», por la Estudiantina valenciana.
«L'Áriesienne» (núm. 4: farandola), por la banda municipal, Bizet.
«La Tuna», por la Estudiantina valeaciana.
Baile de pandereta, cuya ejecución correrá á cargo de un estudiante, acompañandole la Estudiantina».

Luego, el 22 del mismo mes, postuló en el Carnaval de Cádiz por el mismo fin benéfico (16).

Al año siguiente, postuló en el Carnaval de Madrid (19) conformada por "150 estudiantes, de ellos 70 músicos" que "traen banderas de las facultades y de las escuelas especiales" (20). Se describió su llegada de la siguiente manera (22):

«Esperaban su llegada en la estación del Mediodía muchos estudiantes de la Universidad Central é Institutos. Los escolares valencianos y loa madrileños se dirigieron al Ayuntamiento, donde fueron recibidos los primeros por el alcalde, señor marqués de Aguilar de Campóo, que los obsequió con cigarros, concediéndoles permiso para postular en el festival de hoy en el Retiro. Después de tocar varias composiciones, la estudiantina depositó las banderas de las facultades en la Casa Consistorial».

"La Empresa del Teatro La Zarzuela" dedicó "a la Estudiantina Valenciana la realización de un baile que la empresa tituló 'El gran martes de la Zarzuela', por ser el mejor del año", en referencia al 27 de febrero de 1900 (17,18). También postuló por las calles y periódicos de la capital (21) y dirigió a la Reina la siguiente carta (22): 

«SEÑORA:

La estudiantina de la Universidad de Valencia, que tan honrosos recuerdos guarda de las excelsas bondades con que V. M. se dignó acoger aus demandas en favor de Porta Coeli en el pasado año, acude de nuevo al trono de su reina, piadosa y buena, en solicitud de que se digne V . M. otorgarle por segunda vez aquel grande honor que, aún está solicitando de nuestros corazones, como en el primer día, sentimientos de la más viva, gratitud.

Eran entonces proyectos lo que ahora es ya realidad hermosa, y si en el breve transcurso de un año lleva ya ocho meses de existencia el sanatorio de Porta Coeli, orgullo de Valencia, dando salud a los pobres, recibiendo de ellos bendiciones y alcanzando fama hasta en paises extranjeros, tal milagro, señora, ha podido hacerlo la piedad de Valencia, en la hermosa suscrición obrera de los 14.000 céntimos diarios, porque V. M. le dio al Sanatorio, al declararse su egregia protectora, grandes empujes de prosperidad y desarrollo.

Aún no tiene, empero, vida asegurada y definitiva ni tampoco el grandor suficiente para que albergar pueda á tantos tísicos pobres que necesitan de sus consuelos, y á darle aquella vida y este grandor aspira la proposición de ley que la generosa iniciativa de algunos señores diputados han presentado á las Cortes hace ya tres.meses para que el Estado le conceda al Sanatorio las subvenciones necesarias para su transformación en Sanatorio Nacional.
Pendiente está dicha ley del estudio y dé la decisión del ministro de Hacienda; ley social y hermosa que al darle vida definitiva y capacidad mayor al Sanatorio, abrirá á los pensamientos tristes de los pobres tísicos venturosas y risueñas esperanzas de salud y vida.

Y decimos que solo del señor ministro de Hacienda depende, porque de esperar es que una vez decidido el señor ministro, voten las Cortes españolas sin dificuitad alguna, ni miramientos de partido, una ley tan humanitaria, tan piadosa, tan científica, tan regeneradora y que por serlo de modo tan indiscutibles evidente ha de dominar en todos los buenos corazones de los señores diputados de todos los lados de la Cámara, con igual imperio.

Aun podríamos, señora, llevamos a Valencia entre los pliegues de nuestras banderas la grata nueva; aun podríamos dando el grito de gratitud desde esta corte, hacer que él repercutiera, solicitando para V. M. gratitudes y bendiciones en el triste afán de los 50.000 tísicos pobres que mueren anualmente sin consuelo y en los corazones geherosos de nuestros compañeros do toda España, que sabrían ayudarnos en la justa y gratisima misión de agradecer á V. M. el soberano impulso que es de todo punto necesario para que el señor ministro de Hacienda se decida y puedan votar las Cortes en la presente legislatura la tan humanitaria cuanto deseada ley.

¡El dinero! Está puede ser la única dificultad que se oponga á las anteriores hermosas ilusiones. Pero ¡ay! señora, que esa es también la triste y desesperante pesadilla del tísico pobre; porque no tiene dinero es por lo que no puede ir á buscar la salud adonde van los ricose, y sería muy grande y muy negra su pena si tampoco lo tuviera para ellos el Erario público.

Pero aun suenan en nuestros oidos aquellas dulcísimas y regias palabras conque V. M., en el paüado año, honrádonos á nosotros al honrar al fundador de Porta-Coeli, nuestro querido ex rector, dirigiéndose á él se dignó V. M. decírle: «Esa obra es muy buena; se ha de hacer, doctor; se ha de hacer ese sanatorio». Y éste dulcísimo recuerdo nos llena el alma de las más grandes esperanzas 0de éxito, las cuales ponemos con el mas profundo respeto á los reales pide V. M., para que V. M. se digne ver en ellas con el acatamiento á vuestro real poder la merecidísima justicia que hacemos a ñas altas prendas de reina y de madre cariñosa de los pobres que enaltecen á V. M. Dignaos, señora, recibir eI homenaje de nuestros respetos y concedernos la gran merced que de vuestra gran bondad solicitamos.

SEÑORA.

A LOS R. P. DE V. M.
La Estudiantina Valenciana».

Su presentación fue de la siguiente manera (26):

«....se presentó delante de la tribuna del jurado formando correctamente en fila de á cuatro y precedidas por bandera de las Facultades.

Una vez delante del jurado, la orquesta de bandurrias y guitarras tocó admirablemente una preciosa jota, siendo muy aplaudida.
Los postulantes hicieron una cuestación mientras otros repartían fotograbados del Sanatorio de Porta Coeli y un periódico con la descripción de dicho benéfico establecimiento.

Al retirarse los estudiantes dieron vivas al jurado, que fueron contostados con vivas á Valencia».

Posteriormente trascendió que la Estudiantina Valenciana obtuvo el Primer Premio del Carnaval (23,24), consistente en 125 pesetas (24) y que (25):

«Ya ayer [26 de febrero de 1900] dimos cuanta del mensaje que los estudiantes valencianos dirigen á lareina regente, y de las visitas que durante el primer día de Carnaval habían podido hacer.

Ayer mañana, después de recoger las banderas que tenían depositadas en la casa social de la Unión Escolar de esta corte, y acompañados por una numerosa comisión de escolares da asta sociedad, han visitado los simpáticos postulantes á D. Alberto Aguilera, conde de San Simón, Sagasta, marqués de Squilache y ministro de la Guerra, habiendo quedado muy satisfechos de ios resultados de su colecta. 

Al mismo tiempo por correo han remtido a distinguidas personalidades de esta corte una circular, que entre otras cosas dice:.

«Los sanatorios populares son obras de gran piedad social, porque socorren á los tísicos pobres, dándoles los medios de salud y vida que ellos por falta de recursos no se pueden procurar..

Son también de grande conveniencia social para todos, pobres y ricos, porque tienden á disminuir los extragos que por contagio nos está causando la terrible plaga que se llama tisis.

Comprendiéndolo asi, en todos los países se están creando y se invierten en ellos cuantiosas millonadas. El de PortaCcelí de España aún tiene que vivir dé la limosna pública.»

Ruegan los estudiantes valencianos el concurso de la opinión y de los donativos, de cuya recaudacicón está encargado D. Leopoldo Miguel, Hotel de Oriente, Arenal 4. Y de todas veras unimos nuestro ruego al de esos simpáticos jóvenes á quienes tan poco favorece para su noble empresa el tiempo desabrido de estos carnavales, y cuyo caritativo esfuerzo merece la ayuda de todos los corazones generosos».

Más adelante, el 8 de marzo de 1900 la prensa publicó (27):

«Entre las estudiantinas que durante las pasadas fiestas del Carnaval han recorrido calles y paseos de la corte, justo es citar con especial mención una que no se limitaba al grato esparcimiento juvenil de músicas y chanzas, sino que perseguía un un humanitario y nobilísimo: nos referimos a la estudiantina que desde la ciudad del Turia vino á Madrid á postular limosnas y pedir protección para el Sanatorio de pobres de Porta Coeli, piadosa fundación conocida ya por nuestros lectores.

La obra tan admirablemente concebida por la caridad y por la ciencia, que en España y en el Extranjero mereció justos elogios, es ya una hermosa realidad, y ahora necesita jnás que nunca el decidido apoyo de los genorosos para su sostenimiento, y el del Estado para que pueda trasformarse en Sanatorio Nacional para los pobres tísicos.

Los estudiantes valencianos vinieron á solicitar ol apoyo de la opinión para tan nobilísimo proyecto, y por nuestra parte nos asociamos con verdadero cariño á tan santa empresa, y como prueba de simpatía á los entusiastas jóvenes valencianos publicamos los retratos del Presidente y Secretario de la citada estudiantina».

Uno de los elementos utilizados por la Estudiantina Valenciana en su actividad postulante fue un librillo que entregaron, entre otros lugares, en la Corte, personalidades públicas y prensa a cambio de donativos y del que extraemos las siguientes imágenes (28).

 caratula

Carátula

Tras abrir el librito contiene este "Saludo y ruego": 

«Al llegar a esta corte con los propósitos de postular limosnas y pedir protección para el Sanatorio de pobres que la piedad de Valencia ha creado en Porta-Coeli, cumplimos, ante todo, con un deber gratísimo saludando respetuosamente a las Autoridades y a la Prensa, con gran cariño fraternal a nuestros compañeros de Madrid y con las grandes esperanzas que nos hacen convebir los recuerdos del cariñoso recibimiento que el año pasaado nos dispensó, al vecindario en general de esta noble villa y corte tan caricativa como culta.

Eran proyectos entonces lo que ahora es realidad hermosa, orgullo de Valencia, consuelo y esperanza de todos los tísicos pobres de España; obra tan buena y con tales perfecciones concebida por la Caridad y por la Ciencia que, aún antes de nacida ya mereció ser honrada por los aplausos y elogios que se le tributaron en el Congreso  Internacional de Berlín y por toda la prensa del Imperio. 

Y si cuando aún eran proyectos merecimos de este noble pueblo tan cariñosa acogida, y desu prensa su valioso apoyo, y del Gobierno su atención, y de altísimas regiones de aquella valiosísima protección que ha sido hasta hoy la vida del Sanatorio, y para nosotros, por haberla conseguido, timpre honroso que nos requiere a gratitud inmensa, ahora que los proyectos ya se han realilzado, ahora que ya es un hecho feliz la obra redentora de Porta-Coeli, fundados motivos tenemos para esperar la misma acogida que el año pasado nos dispensó.

Con estas esperanzas venimos: a pedir limosnas para sostener la obra, y a pedir apoyo a la opinión para que el Estado, con las necesarias subvenciones, le asegure la vida y le transforme en Sanatorio nacional.

Léanse las siguientes páginas y se verá como la. obra realmente se merece que el Estado la apoye como obra de paz, de amor, de ciencia, de progreso, de regeneración, de salud, de riqueza pública, y como única esperanza que hoy por hoy pueden tener los tísicos pobres de España que son más de 40.000, bien merecedores, por cierto, de más atención y más consuelos de los que hasta ahora han merecido de los poderes públicos.

Una limosna pedimos y una opinión para transformar el Sanatorio de pobres de Porta-Coeli en Sanatorio nacional.

Madrid, 24 de febrero de 1900.

La Estudiantina Valenciana».

pacientes con tbcPacientes en sus predios

Porta coeli pabellon mediodiaPabellón del Mediodía

Porta coeli pabellon ponientePabellón de Poniente

porta coeli lugaresLugares del Sanatorio

 El resto del librillo con tiene datos de interés, como que el edificio antes fue un monasterio de Cartujos fundado en 1272 y describe así la comunicación con él: "Dista de Valencia 25 kms., de los cuales 17 son de vía férrea hasta Bétera, y los restantes de una reciente y bien construida carretera, hecha exprofeso y llamada 'de los estudiantes' porque éstos, con sus donativos y con las colectas de las tunas estudiantiles de los últimos Carnavales, han recogido las primeras sumas para su construcción. En el empalme de esta carretera especial del Sanatorio con la de Bétera a Olocau se erigirá un monumento que perpetúe la memoria del valioso concurso que han prestado a la piadosa obra las clases escolares de Valencia".

__________

Imagen: Album Salon, revista iberoamericana de literatura y arte, nº 13. 01-03-1898. Pag 154.

Fuentes:

  1.  Album Salón, primera ilustración española en colores. Tomo 1. 1897.
  2. Album Salon, revista iberoamericana de literatura y arte, nº 13. 01-03-1898. Pag 154. 
  3. La Correspondencia de España. 20-02-1898. Pag. 3. 
  4. El Liberal. 12-02-1899. 
  5. Heraldo de Murcia. 13-02-1899. Pag. 3. 
  6. La Epoca. 13-02-1899. Pag. 2. 
  7. Heraldo de Murcia. 13/02/1899. Pag. 3. 
  8. La Epoca. 13-02-1899. Pag. 3. 
  9. La Correspondencia de España. 13-02-1899. Pag. 3. 
  10. La Correspondencia Militar. 14-02-1899. Pag. 3. 
  11. Gedeon. 15-02-1899. Pag. 3. 
  12. El Globo, 15-02-1899. 
  13. La Vanguardia. 17-02-1899. Pag. 2.
  14. Industria y Subvenciones. 25-02-1899. Pag. 71. 
  15. La Vanguardia. 19-02-1899. Pag. 2. 
  16. La Moda Elegante Ilustrada. 22-02-1899. Pag. 76. 
  17. La Epoca. 26-02-1900. Pag. 3. 
  18. Industria y Subvenciones. 25-02-1899. Pag. 71 y 75. 
  19. El Heraldo de Madrid. 25-02-1900, Pag 2. 
  20. Las Provincias de Levante. 25-02-1900. pags. 5-6. 
  21. Epoca. 26-02-1900. Pag. 3. 
  22. La Correspondencia de España. 26/2/1900. Pág. 1. 
  23. El Imparcial. 27-02-1900. 
  24. La Epoca. 26-02-1900. Pag. 3. 
  25. La Correspondencia de España. 27-02-1900. Pág 1. 
  26. La Época. 27-02-1900. Pag. 3. 
  27. La Ilustración española y americana. 08-03-1900. pag. 3.
  28. Estudiantina Valenciana. Carnaval de 1900. Sanatorio de Porta-coeli. Colección personal del autor.

 


 Publicación: 15/03/20