Image is not available
PUBLICACIONES
Slider

Vinculación de la Estudiantina ante conflictos sociales, a propósito del caso de 1881 en Asturias

Pin It

 

Félix O. Martín Sáraga


Muchas veces hemos comentado que la Estudiantina, tomando el término como masa de estudiantes, se implicó en más de una ocasión no sólo ante situaciones políticas, como el caso de la Tuna Universitaria de Murcia, que en 1935 se declaró "apolítica y antifascista" (1) sino también sociales, como el caso que nos ocupa.

Tomamos  como ejemplo lo acontecido en la manifestación multitudinaria del 27 de marzo de 1881 en Oviedo. Argüelles y Piedra (2) publicó que convenía entonces la separar la licitación de la líneas férreas de León a Gijón de aquellas de Galicia, pero "no había esperanzas de obtenerla porque los diputados gallegos se oponían". Por ello se vieron "obligados a marchar unidos a Galicia, pero convencidos de la conveniencia de separar las líneas y de evitar aue otra gran empresa viniera a continuar los abusos de la anterior". Un año después de la publicación de la ley preceptiva para ello las inversiones en las obras sólo eran 70.000 duros, de los cuales 24.000 fueron por sueldos, con lo que "ni había gastado los 20 millones que anualmente tenía el deber de gastar" y ni siquiera había empleado  los "8 o 10 millones que producían las secciones en explotación".

El conde de Toreno, Ministro de Fomento, presentó un proyecto derogatorio el 23 de junio de 1879 para que se sacaran a concurso las líneas de Galicia y Asturias. A este proyecto se opusieron Asturias, Galicia, Valladolid, Palencia y León entendiendo que entregarse a la Empresa del Norte era "matar el porvenir del Noroeste". Las palabras "negocio, venta, escándalo" se leían en todos los periódicos y se escuchaban las Cámaras hasta que el Presidente del Consejo de Ministros, general Arsenio Martínez Campos, impresionado por un discurso de Cristino Martos contra la ley, leyó en Cortes el decreto de suspensión.

Tras pedir insistentemente en prensa que se remataran los diferentes trozos, finalmente se subastaron "3 pequeños trozos" en la línea de Galicia y un trozo de 3 kms. en la de Asturias (túnel de la Perruca), concesión que luego se anuló, y el trayecto de Oviedo a Trubia. Se decía que se quería dejar íntegro el negocio para la Empresa del Norte, las apariencias confirmaban tal sospecha pero "los hechos vinieron luego a hacerla indubitable". Finalmente el 22 de diciembre de 1879 la Gaceta publicó la ley de 19 de dicho mes para concurso de las líneas del Noroeste.

Dice dicho autor que las provincias "se sintieron desatendidas por sus representantes aprobando el proyecto contyra la voluntad expresa de sus mandatarios y permmitiendo que en la ley se prefiriera, en apariencia, la línea directa por Segovia" y entendieron que las condiciones dadas suponían una burla contra las provincias. En febrero de 1880 se publicó el decreto que otorgaba la concesión de las líneas a Mr. Donon, "personaje de decisiva influencia", en representación de varias compañías, entre las cuales estaba la del Norte (que tuvo que "contentarse" con la quinta parte del negocio). Sorprendió que la proposición del marqués de Campos, presentada al concurso, fuera "más ventajosa que la aceptada" y no se entendía por qué se había preferido "la peor". Curiosamente el marqués, que pensó acudir al Consejo de Estado contra el decreto de adjudicación, pero no lo hizo porque se dió por satisfecho con la concesión que se le hizo de los vapores para Filipinas. Para mayor desconcierto, al concesionario se le antojó pedir la cancelación de las hipotecas de los acreedores anteriores y se publicó un decreto "para darle gusto". Quiso luego "transferir la concesión a una compañía anónima "para de ese modo estar a lo bueno y eximirse de toda responsabilidad si el negocio faltare", que se le concedió, y otras arbitrariedades más. De esta manera la sensación imperante era que "el respeto a la propiedad y a la ley" quedaba para cuando "se trate de entidades de menos importancia". 

El Comercio - 26-03-1881Las variaciones de trazado llegaron al punto de que el Ayuntamiento de Lena acordara acudir a Cortes contra ellas porque la empresa adudicataria "había empezado a estudiar para introducir pendientes del 3'5% en lugar del 2% autorizado por la ley". La Diputación Provincial, la Sociedad Económica de Oviedo, la Liga de Contribuyentes de Gijón, 46 Ayuntamientos y la prensa de Asturias elevaron su plateamiento a las Cortes. El movimiento desencadenado en la provincia recurrió a sus representantes en el Senado y Congreso. A pesar de todo a finales de febrero de 1880 se supo que "el concesionario había mandado apresurar los estudios del tres y medio porciento de pendiente y el 4 de marzo del mismo año solicitó la Gobierno que se le autorizara lo que se consideró una "escandalosa variación del trazado" pues la variación al 3'5% en las pendientes significaba una "fabulosa ganancia para el concesionario".

Es en este entorno cuando se convoca una manifestación multitudinaria para el 27 de marzo que tuvo eco por la prensa regional (imagen) y fue precedida de una reunión de los los diputados a Cortes, concejales de los municipios asturianos, concejos y sociedades en el salón del Circo, quedando los portadores de estandartes y directores de bandas de música en la entrada del Circo "para recibir instrucciones", siendo Manuel Pérez González y Antonio López los representantes por la Universidad. A los vecinos de Gijón se les convocó en la calle de Martínez Marina; a los de Avilés, Villaviciosa y otras capitales de paertido en la calle de Campomanes; a las capitales de concejo en la Puerta Nueva y calle Magdalena; a los de Lena en la calle del Hierro; y a los de Oviedo en la plazuela de Daoiz y Velarde, mercado de la frut, plazuela del 19 de Octubre, mercado de los zapatos. Terminada la reunión cada manifestante buscaría el estandarte de su pueblo en las citadas calles y los presidentes de cada concejo los ordenarían debidamente, a saber: 

Encabezaría la marcha la banda de música Santa Cecilia, presidida por su junta directiva, seguiría Lena por ser el pueblo que dio la voz de alerta, seguido por las capitales de concejo, las capitales de partido judicial y Oviedo por el siguiente orden:

 1- Parroquias rurales.

 2- Estudiantes de la Universidad, Instituto y Escuela Normal.

 3- Colegio del Sr. Alas.

 4- Todos los de Oviedo que no vayan a ninguna corporación o sociedad.

 5- La Unión Ovetense.

 6- Dependientes del Comercio.

 7- Comercientes e Indurtriales.

 8- Liceo.

 9- Casino de Oviedo.

10- Liga de Contribuiyentes.

11- Sociedad Económica Amigos del País.

13- Estandarte de Asturias rodeado de los estandartes de los concejos que no tengan número suficiente de vecinos para ir en corporación.

14- La Junta Asturiana con un representante de cada concejo.

Las bandas de música de los concejos irían delante de su respectivo pueblo. Hubo estandartes del periódico El Comercio, de 'La juventud de Gijón', de 'Los estudiantes', de 'La agricultura', y de La Liga de Contribuyentes, así como de la industria, comercio y gremio de artesanos, todos  llevaban consignas de protesta.

La delegación de Oviedo fue encabezada por 400 alumnos de la Universidad (con lazo rojo), Instituto y Notariado (con lazo azul con la palabra 'Asturias'). Muchos llevaban en el sombrero una cuchara de marfil, siendo de oro la del presidente D. Manuel González y Pérez, con esta inscripción: "Clase escolar. Manifestación de Asturias, 27 de marzo de 1881". El estandarte era de merino (tejido fino de lana): rojo el anverso con el lema "La manifestación de un pueblo tiene la fuerza de la verdad" y "La clase escolar", y azul en el reverso con la leyenda "Cúmplase la ley". El estandarte iba rematado por el tricornio y la cuchara, "históricos emblemas de la estudiantina". 

Nótese la relevancia que se daba a cada agrupación, que viene dada por el orden en el cual desfilaron en la manifestación: la Iglesia y la Estudiantina fueron los primeros grupos, por ese orden. A fecha de escribir estas líneas no tenemos constancia de la existencia de alguna Estudiantina o Tuna en Asturias, por lo que no podemos vincular el remate del estandarte a la hipotética presencia de tunos en la histórica manifestación.

__________

Fuentes:

1- Fundación Integra. Las tunas Universitarias en Murcia. En:http://www.regmurcia.comvisto el 15/01/12

2- César Argüelles y Piedra. El 27 de marzo de 1881. Crónica de la manifestación asturiana contra la reforma del trazado del ferro.-carril. Imprtenta de Vallina y Comp. Oviedo, 1881. pp. 1-36

3- El Comercio. Portada del 26-03-1881.


Publicación: 21/07/15